Friday, January 25, 2008

NO ES JUSTO...

Ayer, y no sé si fue buena o mala sorpresa, me encontré en una librería de viejo, en el último rincón del último anaquel y a un precio ínfimo, con el primer libro del autor (maestro, amigo) tlaxcalteca-poblano Alejandro Meneses, Días extraños, editado por Fomento Editorial de la BUAP en 1987 en su colección Asteriscos.
Tropecé con él mientras curioseaba en el fondo del lugar, espacioso, amarillo por fuera, blanco por dentro y con barrotes en las ventanas. Clavado en la 7 oriente, cerca de la Casa del Escritor, a una cuadra del antiguo cine Puebla. Y digo que dudo si fue buena o mala la impresión, porque un autor como es él no merece estar en el último rincón de un lugar que casi nadie visita. De esta situación se nos pueden ocurrir diferentes pensamientos, todos acerca de las librerías y quienes adornan aparadores y contraportadas, los elogiados por las cuartas de forros.
Repito: un autor tan extremadamente talentoso, hábil tejedor de atmósferas e historias donde los personajes podrían ser aquellas, alguien que concebía la literatura como la vida, al cuento como un trozo de tiempo extendido en el antes y el después, no se merece estar olvidado, confinado a un espacio cercano al suelo, segunda muerte para un escritor -para cualquier persona-. Pensemos un momento en qué autores llegan a la mesa de novedades de las librerías; su publicidad, con pocas variantes, es que ese libro es "el libro", que cambiará tu vida, como si fuera una receta aplicable a la totalidad de la gente. Esos libros, luego, se convierten en éxito de ventas. Sólo éso es importante. ¿Y los buenos autores? ¿O es porque el cuento vende menos que la novela?
Lo segundo que se me viene a la mente, es algo que leí del propio Alejandro: la falta de espacios para comercializar las publicaciones de la Universidad Autónoma de Puebla. Creo que a más de uno le gustaría conocer los títulos no sólo de literatura, sino los académicos. A pensar.
Alejandro Meneses murió en Puebla el 4 de julio del 2005 y además de maestro en la SOGEM-Puebla y en los talleres independientes PlantAlta, fue autor del libro Días extraños, de 1987, de Ángela y los ciegos, editado por Cal y Arena en el 2000, Vidas lejanas, de ABZ editores, y del póstumo Tan lejos, tan cerca, del 2005, editado por Ediciones de Educación y Cultura, todos ellos libros de cuentos, además de las recopilaciones Noche Adentro y Casa vacía, de Fomento Editorial de la BUAP y LunArena, respectivamente.

1 comment:

CARLOS A. GAMBOA said...

Suele sucede que maravillosas historias duermen en lso rincones inéditos del olvido, mientras que muchas patrañas disfrazdas por el comercio se venden a montón..drma del circo moderno.

gracias por darme a concoer el autor, tal vez algún día tropese con uno de sus libros..

Saludos